domingo, 29 de marzo de 2015

PAN DE CADA DÍA



Padre Nuestro

PAN DE CADA DÍA

El que pide pan es un mendigo

Jesús nos enseña a acudir al Padre como mendigos que se reconocen necesitados de ayuda. El autosuficiente cree bastarse a sí mismo; el humilde, en cambio, reconoce su indigencia, sabe que no puede solo y acude a Dios Padre para pedir que satisfaga sus necesidades básicas, con la confianza de que Dios Padre no dará una piedra al hijo que le pide pan (Mt 7,9). Al rezar el Padre Nuestro nos acercamos a Dios con actitud humilde, de mendigos.

¿Cuál es el pan que necesitamos?

Lo indispensable para la vida cotidiana
Pedimos a Dios que provea nuestras necesidades básicas, como son: alimento, vestido, hogar, salud, amor, etc. Algunos ya las tienen, piden que no les falte. Algunos tienen en abundancia: piden el pan de la pobreza evangélica para no apegarse a cosas superfluas y que las riquezas no les lleven a la perdición. Otros no tienen ni lo más elemental: viven al día. Conozco muchas personas así. Viven de la Providencia, dependen de la lluvia y el sol, de las personas caritativas, de las ventas de cada día, de si les contratan esa jornada o no... Viven pendientes del Señor, con la certeza de que Dios proveerá.

El pan de cada día. La Eucaristía

"Yo soy el Pan vivo que ha bajado del cielo. Quien coma de este pan, vivirá para siempre. El Pan que yo les daré es mi Carne para la vida del mundo" (Jn 6,51) "Mi Padre os da el verdadero Pan del cielo" (Jn 6,32)
"Cristo es nuestro Pan, porque Cristo es la vida y la vida es el Pan: "Yo soy el Pan de vida" (Jn 6,35) y poco antes había dicho: "El Pan es la palabra de Dios vivo, que viene del cielo" (Jn 6,33), refiriéndose también a su Cuerpo, cuando dice: "Esto es mi Cuerpo" (Mt 26,26). Por tanto, pidiendo el pan de cada día, pedimos vivir enteramente en Cristo y recibir nuestra individualidad de su Cuerpo." (Tertuliano)
Si en tu colonia o ciudad hay misa diaria, ve por tu Pan cotidiano: Cristo Eucaristía. Si no, ojalá al menos haya un Sagrario con el Santísimo Sacramento para que vayas a alimentarte de su compañía. La Eucaristía es el pan de vida, el que da fuerza en el camino al cielo, el que sostiene en las responsabilidades y el sufrimiento, el buen vino que alegra la vida y es descanso en la fatiga.

La Palabra de Dios

El Pan de la Palabra divina es el alimento invisible del espíritu. Pedimos un corazón abierto, capaz de escuchar la Palabra de Dios. Pedimos que Dios nos dirija su palabra, que nos diga lo que espera de nosotros, que escuchemos cuál es Su voluntad para agradarle. Los silencios de Dios son muy dolorosos, a veces terribles. ¡Danos, Señor, el Pan de tu palabra!

Para recibir este pan hemos de ponernos a tiro, es decir, hemos de entrar en contacto con la Palabra de Dios a través de la Liturgia (la Santa Misa, la Liturgia de las Horas) o la lectura personal de un pasaje de la Sagrada Escritura, para que Dios nos hable a cada uno de nosotros actualizando y personalizando Su Palabra de acuerdo con nuestras necesidades y circunstancias personales.

El Espíritu Santo
El Espíritu Santo es la fuerza que viene de lo alto. (Lc 24,49) Esta fuerza es indispensable para caminar en el desierto y para realizar la misión. Los apóstoles salieron a dar testimonio y predicar una vez que recibieron al Espíritu Santo en Pentecostés. Los discípulos y misioneros lo necesitamos para saber conducirnos y conducir a otros, para ser capaces de compartir con ardor el amor de Cristo que antes hemos experimentado en la oración.
Y, de nuevo, lo pedimos con total confianza, porque "El Padre celestial dará el Espíritu Santo a aquellos que se lo pidan" (Lc 11,13)

Hoy
La vida humana se esfuma, sólo tenemos el presente. Esta vida se vive de día en día. Al rezar esta parte del Padre Nuestro estamos recordando lo efímero de la vida temporal, pasa como el río, se acaba cuando menos lo esperamos.
Pedimos el pan de hoy, porque cada día tiene su propio afán y Jesucristo nos recomienda que no nos preocupemos del mañana (Mt 6,34), es decir, que vivamos con una actitud de abandono y confianza en los brazos paternales de Dios.
Cuando se reza el Padre Nuestro con sentido es una estupenda escuela para la formación de actitudes cristianas.

Abra por favor la siguiente pagina WEB



Su petición será publicada en nuestras páginas WEBS

P.D. No olvide que hay hermanos que también necesitan oraciones, cuando sea menester con sus oraciones.

wpauta@gmail.com


MISA, Marzo 30 , SANTORAL, PETICIONES Y REFLEXIONES

MISA DE HOY
MISA, Marzo 30, SANTORAL, PETICIONES Y REFLEXIONES
LUNES 30
Santos: Leonardo Murialdo, fundador; Juan Climaco, abad. Beato Amadeo de Saboya, duque.
LUNES DE LA SEMANA SANTA Morado MR, p. 259 / Lecc. 1, p. 802.
EL PABILO VACILANTE NO LO APAGARÁ

30 Is 42, 1-7; Jn 12,1-11
Jesús no era un fanático implacable que exigiera cambios rotundos de manera intransigente. Alentaba a sus oyentes para que fueran viviendo un proceso de cambio personal en clave de esperanza. El Señor Jesús conocía bien el mensaje profético y sabía que todos los profetas enviados por Dios a Israel, habían sido educadores de la esperanza; por eso mismo creían en la fidelidad del Señor y en la voluntad de cambio de las personas. A sus amigos Marta, María y Lázaro jamás los obligó a desarraigarse ni a vivir como los demás discípulos itinerantes. Estos discípulos comprendieron al igual que los demás, las exigencias del Reino y las vivieron según su propia personalidad. María lo ungió porque entendió que un final violento pondría término a su vida y se adelantó al ritual de su embalsamamiento y sepultura.

ANTÍFONA DE ENTRADA Cfr. Sal 34, 1-2; Sal 139,8
Juzga, Señor, a los que me hacen daño, ataca a los que me atacan, toma las armas y el escudo, levántate y ven en mi ayuda. Señor, mi fuerza de salvación.

ORACIÓN COLECTA
Te rogamos, Dios todopoderoso, que quienes desfallecemos a causa de nuestra debilidad, nos recuperemos gracias a la pasión de tu Unigénito. Él, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

LITURGIA DE LA PALABRA
No gritará ni hará oír su voz en las plazas.
Del libro del profeta Isaías 42, 1-7

Miren a mi siervo, a quien sostengo, a mi elegido, en quien tengo mis complacencias. En El he puesto mi espíritu, para que haga brillar la justicia sobre las naciones. No gritará ni clamará, no hará oír su voz en las plazas, no romperá la caña resquebrajada, ni apagará la mecha que aún humea. Proclamará la justicia con firmeza, no titubeará ni se doblegará, hasta haber establecido el derecho sobre la tierra y hasta que las islas escuchen su enseñanza.
Esto dice el Señor Dios, el que creó el cielo y lo extendió, el que dio firmeza a la tierra, con lo que en ella brota; el que dio el aliento a la gente que habita la tierra y la respiración a cuanto se mueve en ella: "Yo, el Señor, fiel a mi designio de salvación, te llamé, te tomé de la mano; te he formado y te he constituido alianza de un pueblo, luz de las naciones, para que abras los ojos de los ciegos, saques a los cautivos de la prisión y de la mazmorra a los que habitan en tinieblas". Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.

Del salmo 26, 1.2.3. 13-14
R. El Señor es mi luz y mi salvación.

El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién voy a tenerle miedo? El Señor es la defensa de mi vida, ¿quién podrá hacerme temblar? R.
Cuando me asaltan los malvados para devorarme, ellos, enemigos y adversarios, tropiezan y caen. R.
Aunque se lance contra mí un ejército, no temerá mi corazón; aun cuando hagan la guerra contra mí, tendré plena confianza en el Señor. R.
La bondad del Señor espero ver en esta misma vida. Ármate de valor y fortaleza y en el Señor confía. R.

ACLAMACIÓN R. Honor y gloria a ti, Señor Jesús.
Señor Jesús, rey nuestro, sólo tú has tenido compasión de nuestras faltas. R.

Honor y gloria a ti, Señor Jesús.

Déjala. Esto lo tenía guardado para el día de mi sepultura.

LECTURA Evangelio  Juan capitulo 12, versiculos 1 al 11

Seis días antes de la Pascua, fue Jesús a Betania, donde vivía Lázaro, a quien había resucitado de entre los muertos. Allí le ofrecieron una cena; Martha servía y Lázaro era uno de los que estaban con Él a la mesa. María tomó entonces una libra de perfume de nardo auténtico, muy costoso, le ungió a Jesús los pies con él y se los enjugó con su cabellera, y la casa se llenó con la fragancia del perfume.
Entonces Judas Iscariote, uno de los discípulos, el que iba a entregar a Jesús, exclamó: "¿Por qué no se ha vendido ese perfume en trescientos denarios para dárselos a los pobres?" Esto lo dijo, no porque le importaran los pobres, sino porque era ladrón, y como tenía a su cargo la bolsa, robaba lo que echaban en ella.
Entonces dijo Jesús: "Déjala. Esto lo tenía guardado para el día de mi sepultura; porque a los pobres los tendrán siempre con ustedes, pero a mí no siempre me tendrán".
Mientras tanto, la multitud de judíos, que se enteró de que Jesús estaba allí, acudió, no sólo por Jesús, sino también para ver a Lázaro, a quien el Señor había resucitado de entre los muertos. Los sumos sacerdotes deliberaban para matar a Lázaro, porque a causa de él, muchos judíos se separaban y creían en Jesús. Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

REFLEXION Evangelio  Juan capitulo 12, versiculos 1 al 11
Podemos reflexionar en torno a diferentes aspectos de la naturaleza humana, todos tomando posición respecto a Jesús. Él tiene esta cualidad. No se puede permanecer indiferente frente a su presencia.

Están los mezquinos, como Judas, que cuestionan cualquier atención que se realiza al Señor, porque en realidad son esclavos de “don dinero”. Tienen a su cargo las cuentas y solo quieren verlo incrementarse y si algo habrá de salir, que sea para incrementar sus arcas personales. Porque, eso sí, manejan el dinero público a su antojo. Meten mano cuando pueden y se llevan cuanto quieren, pero no están dispuestos a compartirlo con nadie. Cualquier gasto les parece insulso si no es en su favor.  Son hipócritas y capaces de usar  y manipular cualquier argumento, sin ningún escrúpulo, con tal de encubrir su mezquindad. No son los pobres, ni tampoco el seguimiento de Jesús lo que les preocupa, sino los privilegios que han obtenido y que pueden seguir obteniendo al manejar las arcas.

Es así que Judas parece uno de ellos, uno de los discípulos, porque anda con ellos. Pero sabe Dios en qué momento en realidad lo dejó y se desvió por sus propios intereses. Él estaba con ellos, pero tenía otros intereses. Quería el poder que le daría pertenecer a la “Corte” del Reino. Manejaba los fondos que se ponían en común y hacía de ellos lo que le venía en gana, sin control alguno, aunque muchos, como Juan, seguramente, se habían dado cuenta hace rato que era un ladrón. Es que, en la Iglesia, es tan fácil hacerse y disponer de bienes comunitarios. Entonces, como hoy, nunca ha sido objetivo de los cristianos la acumulación de riquezas. El dinero recaudado de limosnas, producto de la generosidad de los fieles habría de servir para atender necesidades comunitarias, confiando su manejo a alguien, no para que lo atesore y disponga a su gusto, sino para atenderlas necesidades de la comunidad dedicada al servicio del Reino y de los pobres, en lo que alcanzara.

María Magdalena, que ya antes se había postrado a los pies de Jesús, mientras su hermana se deshacía en idas y venidas destinadas a atender al Señor, vuelve nuevamente a prestarle atención, pero esta vez, acariciando, masajeando y perfumando sus pies cansados. Era una forma de agradecerle y mostrarle su admiración. ¡Qué más podía ofrecerle que le hiciera sentir, cómodo, augusto, relajado! Era una dicha tenerlo con ellos y esta era su mejor forma de demostrarlo. Si era muy costosa, el único que reparó en ello fue Judas, pero como vemos, por motivos mezquinos, aunque los encubriera de buenas intenciones…Para María, Jesús merecía esto y muchísimo más…¡Si tan sólo pudiera dárselo!

Luego está el pueblo judío, que lo seguía a donde iba, muchos de los cuales se convirtieron sabiendo lo que había ocurrido con Lázaro. Lo había resucitado de entre los muertos y ahora comían juntos. Esta es otra de las “señales” por las cuales sacerdotes y fariseos quería desaparecerlo…y no sólo a Él.

Cómo las fuerzas del mal solas se van decantando ante la presencia de Jesús. Es que nadie puede pasar indiferente ante Él. No se anda con rodeos. O estás con Él o estás contra Él. No hay medias tintas. Judas, los sacerdotes y los fariseos, cada quien en defensa de lo suyo, se van uniendo contra Él. Y es que pone en peligro su situación y a cambio ofrece una locura, un Reino que no es de este mundo. ¡Qué es esto! ¡Una oferta totalmente gaseosa! ¡Nada tangible! Y es que el seguimiento de Jesús exige un cambio interno, que no están dispuestos a realizar. Dinero, riquezas, poder, eso es lo que quieren y Jesús ofrece, amor, servicio, entrega, desprendimiento…Es el choque de dos concepciones del mundo, de dos fuerzas poderosas, la del bien y la del mal, que no pueden terminar sino en la muerte de Jesús y paradójicamente con ello darán pie a su resurrección y al triunfo del Bien, la Verdad y la Vida, sobre las tinieblas, la mentira y la muerte.

¿De qué lado estamos? Estos días de Semana Santa deben servirnos para reflexionar en torno a este misterio y para tomar posición. O nos convertimos o lo crucificamos, desterrándolo de nuestras vidas, como si pudiéramos vivir sin Él.

Oremos: Padre Santo, ayúdanos a encontrarte en nuestros hermanos. No permitas que reneguemos de Ti, menos por alguna mezquindad. Danos generosidad, para prodigar amor, solidaridad y comprensión. Que no antepongamos nuestros intereses para todo, que no nos engañemos, ni tratemos de engañar a los demás. Purifica nuestros corazones.  Amén. Roguemos al Señor…
Te lo pedimos Señor.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Mira con bondad, Señor, los sagrados misterios que estamos celebrando y ya que en tu misericordia dispusiste que nos sirvieran para desechar nuestros falsos criterios, concédenos que nos ayuden a producir verdaderos frutos de vida eterna.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DESPUÉS DE LA COMUNIÓN Sal 101, 3
No apartes tu rostro de mí. En el día de mi tribulación, inclina a mí tu oído, y, siempre que te invoque, respóndeme enseguida.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN
Visita, Señor, a tu pueblo y protege con tu constante amor a quienes has santificado por estos misterios, para que recibamos de tu misericordia y conservemos con tu protección, los auxilios para nuestra salvación eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO

Opcional

Dios y Padre nuestro, que tu protección socorra a los humildes y asista continuamente a quienes confían en tu misericordia, para que se preparen a celebrar las fiestas pascuales no sólo con acciones corporales, sino sobre todo con pureza de corazón. Por Jesucristo, nuestro Señor.

OTRAS REFLEXIONES AL EVANGELIO DE HOY

REFLEXION Evangelio  Juan capitulo 12, versiculos 1 al 11

La liturgia nos conduce hoy a Betania, donde, seis días antes de la Pascua, Lázaro, Marta y María ofrecieron una cena al Maestro. La cena de Betania es un anticipo de la muerte de Jesús. El Señor acepta la unción de María en previsión de su sepultura. No obstante, la presencia de Lázaro es testimonio del poder de Cristo sobre la muerte, con lo cual el pasaje es también anuncio de la Resurrección.

Además de este significado, las líneas evangélicas encierran afecto, devoción, y alegría por la visita de Jesús. Sí, la presencia de Jesús en el corazón es siempre motivo de una profunda felicidad. Con la fe, no nos consideraremos nunca desgraciados.

Particularmente el gesto de María muestra el amor que tenía al Maestro. El evangelista anota que usó un ungüento “muy caro”. Esto nos habla de cómo debemos tener a Cristo un amor sin reservas y sin escatimar sacrificios, dándole, no lo que nos sobra, sino lo mejor de nuestra vida, aunque cueste.

Abra por favor la siguiente pagina WEB



Su petición será publicada en nuestras páginas WEBS

P.D. No olvide que hay hermanos que también necesitan oraciones, cuando sea menester con sus oraciones.


MINISTERIO DE ORACIÓN Marzo 30

MINISTERIO DE ORACIÓN

Marzo 30
Tremendo misterio este que de las oraciones y voluntarios sacrificios de unos pocos, depende la salvación de muchos". (Pio XII)

A las almas adoloridas, que cargan pesos insufribles, a quienes sus cruces pareciera aplastar sin remedio, el recuerdo del valor pleno de sentido del dolor otorga al sufrimiento una trascendencia del que están privados los paganos. Recomendamos vivamente su lectura y hacer de su difusión un apostolado

Desde el más profundo sentido de comunión deseo, de todo corazón, que a este tiempo de quejas, llantos y reproches dirigidos al Padre por tantas personas que viven en sus carnes un dolor tan hondo, le sigan algunos momentos de paz y silencio, suficientes como para poder oír las respuestas y consuelos que el Buen Dios susurra a sus hijos que sufren

DIOS PODEROSO DADOR DE LA SALUD

Por Robet Owen Canada quimo, radiacion a garganta y esofago.  Bajo mucho de peso y ha notado unos bultitos por el cuello. Hipo persistente esperando nuevos tratamientos en 2 o 3 semanas. Sean un exito. Por todos ellos oremos pues la oracion en conjunto es muy poderosa.  Jesus en Ti confio. AMEN. Muy agradecida.   Elena y Patti.

Pido oración por la salud de mi papá. Su nombre es Sebastián Barceló. Esta muy grave, tiene una gran infección y está con respirador. Que la Santísima Virgen lo cubra con su manto y el Señor guíe su alma. Amén.

Oremos por Cristina Zavala P. mi tia querida (95 años-San Francisco) que mejore su vision y salud; sea protegida por la Divinidad pues aun sigue tomando buses p. ir a sus citas medicas. Elena y Patti.

Pido oraciones para una joven de 18 años que esta en tratamiento de Leucemia y esta desesperada y su familia también. Federico

Pido por la salud y conversión de mi sobrino Francisco. Por mi salud y fortaleza en estos difíciles momentos. Bendiciones a este espacio y grupo de oración. Gabriela

AGRADECIMIENTO A DIOS

Cumpleaños de Paola Daza
Cumpleaños de Carina Putallaz

Aniversario de Matrimonio

Edith Calonge y Max Velasquez.- Barranco-

Un poco de Humor...

Ganancias
- Mamá, ¿qué hiciste? ¡llenaste de virus mi computadora!
- ¡Qué importa la computadora! Según unos correos que me llegaron, me gané 2 tabletas, 4 celulares y un viaje a Miami. Ah! Y una herencia de un señor nigeriano.

POR LAS NECESIDADES DE

"Señor Jesús, plenitud de los tiempos y Señor de la historia, (…) danos un corazón humilde y sencillo, para que contemplemos con renovado asombro el misterio de la Encarnación, por el que tú, Hijo del Altísimo. Juan

Amigos angeles. Solicitan orar por matrimonio en crisis Alexander y Maria Jesus. Solo  una plegaria para que no se divorcien. El Padre Eterno y los seres de Luz obren para  que lleguen a un acuerdo y continuen unidos. Amen. Si los pueden agregar a sus listas o cadenas, quien lo solicita les queda eternamente agradecida. Elena

Hoy 26 1 año 2 meses del secuestro de mi hermano Sergio. Por Dios Piedad, Piedad y Misericordia. No hay vida sin mi hermano. Padre Nuestro que estas en cielo... Dios te salve Maria... Un Milagro Señor, un Milagro Madre Santisima por favor, por favorcito. Raul

Pido oracion por mi sanidad y liberacion en todo mi cuerpo pero sobre todo en mi garganta que siento algo que me atormenta y no me deja en paz le ruego a Dios que pase su mano sanadora y me sane y liberte pronto intercedan por mi Dios les bendiga. Nora

Q. E. P. D.

HERNANDEZ CASTRO ODETE NARCISA
BANCHON FIALLOS WASHINGTON MANUEL
MENDOZA ROMERO CARMEN UVEFALIS
TORRES LLERENA LUZ MARIA
BENITES GOMEZ MANUELA DE JESUS
BAQUERIZO ESCAPARLENDA BENITO ANTONIO
ESPINOZA CARLOS NOLA EVA
PILOZO SANCHEZ EPIFANIO JOSE
CACERES BRIONES JOSE ANDRES
ROMERO YBARRA HITHER HESMEIDES

PALANCAS POR QUIENES HAN PARTIDO A SU QUINTO DIA

Ofrezcamos también nuestras PALANCAS y oraciones por aquellos que, habiendo vivido los 3 Días del Cursillo de Cristiandad, compartieron con nosotros su CUARTO Día, fermentando de Evangelio los ambientes, y que hoy, llamados por el Señor a su presencia, se encuentran viviendo su QUINTO Día.

Por los que llegaran a su destino final hoy, que lo hagan en Gracia de Dios

Por las benditas almas del Purgatorio

Abra por favor la siguiente pagina WEB



Su petición será publicada en nuestras páginas WEBS

P.D. No olvide que hay hermanos que también necesitan oraciones, cuando sea menester con sus oraciones.


wpauta@gmail.com

MEDITACIÓN, Marzo 30


MEDITACIÓN
No.358 NUESTRA VIDA ES UNA
PEREGRINACIÓN
Marzo 30

   I. El cielo es nuestra patria; el mundo, el lugar de nuestra peregrinación o, más bien, de nuestro destierro. No hacemos sino pasar por este mundo, como un viajero por una posada; después de nuestra muerte en él ya no se piensa en nosotros. ¿Por qué, pues, amamos tanto este exilio? ¿Por qué tenemos tan poco amor por nuestra patria? ¿Piensas con frecuencia en el cielo, donde Dios, que es tu Padre, te espera? Cada día prepárate para la muerte, que es donde acaba el camino de esta vida.

   II. Un viajero no se recarga de cosas inútiles, no levanta casa en los lugares por donde pasa, no se afana por ser en ellos tenido por liberal y magnífico. Las riquezas y los honores te embarazan y te retrasan. ¿Por qué te esfuerzas en brillar en esta vida? En el cielo es donde debes edificar morada y juntar tesoros, porque allí es donde habitarás eternamente. El hombre es tanto más feliz en esta vida cuanto más se aliviana por la pobreza y no gime bajo la carga de las riquezas. (Minucio Félix).

   III. Ni los lugares más agradables retienen al viajero; su patria lo atrae con tal encanto que todo lo demás no hace sino aumentar su nostalgia. ¿Por qué te detienes en los placeres de esta vida? Piensa en los del cielo. Si Dios te envía aflicciones, es para que el mundo no te seduzca con sus encantos falaces. Sírvete del mundo, pero no te dejes encadenar por él. La vida es un hospedaje: entraste en él sólo por un momento y para partir. (San Agustín).

Abra por favor la siguiente pagina WEB



Su petición será publicada en nuestras páginas WEBS

P.D. No olvide que hay hermanos que también necesitan oraciones, cuando sea menester con sus oraciones.

wpauta@gmail.com

DEJA QUE JESÚS............



Deja que Jesús haga una entrada triunfal a tu vida. Domingo de Ramos

Entrada triunfal en Jerusalén

Meditación y Reflexiones Cristianas: Domingo de Ramos: Entrada triunfal en JerusalénJesús hace su entrada en Jerusalén como Mesías en un humilde burrito (Lucas 19,28-40), como había sido profetizado muchos siglos antes (Zacarías 9,9). Y los cantos del pueblo son claramente mesiánicos; esta gente conocía bien las profecías y se llena de júbilo.

Jesús admite el homenaje. Su triunfo es sencillo, sobre un pobre animal por trono. Jesús quiere también entrar hoy triunfante en la vida de los hombres sobre una cabalgadura humilde: quiere que demos testimonio de Él, en la sencillez de nuestro trabajo bien hecho, con nuestra alegría, con nuestra serenidad, con nuestra sincera preocupación por los demás.

Hoy nos puede servir de jaculatoria repetir: Como un burrito soy ante Ti, Señor... como un burrito de carga, y siempre estaré contigo (J. Escrivá de Balaguer, citado por A. Vázquez de Prada). El Señor ha entrado triunfante en Jerusalén. Pocos días más tarde, en esa misma ciudad, será clavado en la Cruz.

Desde la cima del monte de los Olivos, Jesús contempla la ciudad de Jerusalén, y llora por ella. Mira cómo la ciudad se hunde en el pecado, en su ignorancia y en su ceguera. Lleno de misericordia se compadece de esta ciudad que le rechaza. Nada quedó por intentar: ni en milagros, ni en palabras...

En nuestra vida tampoco ha quedado nada por intentar. ¡Tantas veces Jesús se ha hecho el encontradizo con nosotros! ¡Tantas gracias ordinarias y extraordinarias ha derramado sobre nuestra vida! La historia de cada hombre es la historia de la continua solicitud de Dios sobre él. Cada hombre es objeto de la predilección del Señor.

Sin embargo, como Jerusalén, podemos aclamarlo y rechazarlo. Es el misterio de la libertad humana, que tiene la triste posibilidad de rechazar la gracia divina.

Hoy nos preguntamos: ¿Cómo estamos respondiendo a los innumerables requerimientos del Espíritu Santo para que seamos santos en medio de nuestras tareas, en nuestro ambiente?

Nosotros sabemos que aquella entrada triunfal fue muy efímera. Los ramos verdes se marchitaron pronto y cinco días más tarde el jubiloso ¡hosanna! se transformó en un grito enfurecido: ¡Crucifícale!

La entrada triunfal de Jesús en Jerusalén pide de nosotros coherencia y perseverancia, ahondar en nuestra fidelidad, para que nuestros propósitos no sean luces que brillan momentáneamente y pronto se apagan.

Somos capaces de lo mejor y de lo peor. Si queremos tener la vida divina, triunfar con Cristo, hemos de ser constantes y hacer morir por la penitencia lo que nos aparta de Dios y nos impide acompañar al Señor hasta la Cruz.

Nunca olvidemos que “... el que persevere hasta el fin, ése se salvará” (Mateo 10,22). Y no nos separemos de la Virgen. Ella nos enseñará a ser constantes.

Abra por favor la siguiente pagina WEB



Su petición será publicada en nuestras páginas WEBS

P.D. No olvide que hay hermanos que también necesitan oraciones, cuando sea menester con sus oraciones.

wpauta@gmail.com

sábado, 28 de marzo de 2015

MISA, Marzo 29, SANTORAL, PETICIONES Y REFLEXIONES

MISA DE HOY
MISA, Marzo 29, SANTORAL, PETICIONES Y REFLEXIONES
DOMINGO 29
Domingo de Ramos, "De la Pasión del Señor"
Santos: Eustasio de Luxeuil, abad; Gladys de Gales, viuda; Marcos de Aretusa, mártir.
Rojo MR p. 247 / Lecc. I p. 193. LH Semana II del Salterio
EL SEÑOR ME AYUDA

1ª Lectura (Is 50, 4-7)
Lectura del libro del profeta Isaías.
En aquel entonces, dijo Isaías: "El Señor me ha dado una lengua experta, para que pueda confortar al abatido con palabras de aliento. Mañana tras mañana, el Señor despierta mi oído, para que escuche yo, como discípulo. El Señor Dios me ha hecho oír sus palabras y yo no he opuesto resistencia ni me he echado para atrás. Ofrecí la espalda a los que me golpeaban, la mejilla a los que me tiraban de la barba. No aparté mi rostro de los insultos y salivazos. Pero el Señor me ayuda, por eso no quedaré confundido, por eso endurecí mi rostro como roca y sé que no quedaré avergonzado". Palabra de Dios. A. Te alabamos, Señor.

Salmo responsorial (21)
R. Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?
L. Todos los que me ven, de mí se burlan; me hacen gestos y dicen: "Confiaba en el Señor, pues que él lo salve; si de veras lo ama, que lo libre". /R.
L. Los malvados me cercan por doquiera como rabiosos perros, Mis manos y mis pies han taladrado y se pueden contar todos mis huesos. /R.
L. Reparten entre sí mis vestiduras y se juegan mi túnica a los dados. Señor, auxilio mío, ven y ayúdame, no te quedes de mí tan alejado. /R.
L.Contaré tu fama a mis hermanos, en medio de la asamblea te alabaré. Fieles del Señor, alábenlo; glorifícalo, linaje de Jacob; témelo, estirpe de Israel. /R.

2ª Lectura (Flp 2, 6-11)
Lectura de la Carta del apóstol San Pablo a los filipenses

Cristo, siendo Dios, no consideró que debía aferrarse a las prerrogativas de su condición divina, sino que, por el contrario, se anonadó a sí mismo, tomando la condición de siervo, y se hizo semejante a los hombres. Así, hecho uno de ellos, se humilló a sí mismo y por obediencia aceptó incluso la muerte, y una muerte de cruz. Por eso Dios lo exaltó sobre todas las cosas y le otorgó el Nombre que está sobre todo nombre, para que, al Nombre de Jesús, todos doblen la rodilla en el cielo, en la tierra y en los abismos, y todos reconozcan públicamente que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

Aclamación antes del Evangelio (Filp 2, 8-9)
R. Honor y gloria a ti, Señor Jesús.- . Cristo se humilló por nosotros y por obediencia aceptó incluso la muerte y una muerte de cruz. Por eso Dios lo exaltó sobre todas las cosas y le otorgó el Nombre que está sobre todo nombre.
R. Honor y gloria a ti, Señor Jesús.

Tercera Lectura:
Pasión de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos (15,1-39):

Monición
La Pasión según San Marcos tiene una perspectiva distinta: Es una narración de un martirio, no una tragedia. ¿Por qué la salvación de Cristo tuvo que realizarse por este camino del dolor?
La respuesta es porque era la voluntad del Padre. La pasión se presenta como el cumplimiento de las Escrituras. Cristo manifiesta su situación humana ante el dolor: “Dios mío, Dios mío ¿por qué me has abandonado?”

Pasión de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos (15,1-39):

C. Apenas se hizo de día, los sumos sacerdotes, con los ancianos, los escribas y el Sanedrín en pleno, se reunieron, y, atando a jesús, lo llevaron y lo entregaron a Pilato. Pilato le preguntó:
S. «¿Eres tú el rey de los judíos?»
C. Él respondió:
+ «Tú lo dices.»
C. Y los sumos sacerdotes lo acusaban de muchas cosas. Pilato le preguntó de nuevo:
S. «¿No contestas nada? Mira cuántos cargos presentan contra ti.»
C. Jesús no contestó más; de modo que Pilato estaba muy extrañado. Por la fiesta solía soltarse un preso, el que le pidieran. Estaba en la cárcel un tal Barrabás, con los revoltosos que habían cometido un homicidio en la revuelta. La gente subió y empezó a pedir el indulto de costumbre. Pilato les contestó:
S. «¿Queréis que os suelte al rey de los judíos?»
C. Pues sabía que los sumos sacerdotes se lo habían entregado por envidia. Pero los sumos sacerdotes soliviantaron a la gente para que pidieran la libertad de Barrabás. Pilato tomó de nuevo la palabra y les preguntó:
S. «¿Qué hago con el que llamáis rey de los judíos?»
C. Ellos gritaron de nuevo:
S. «¡Crucifícalo!»
C. Pilato les dijo:
S. «Pues ¿qué mal ha hecho?»
C. Ellos gritaron más fuerte:
S. «¡Crucifícalo!»
C. Y Pilato, queriendo dar gusto a la gente, les soltó a Barrabás; y a Jesús, después de azotarlo, lo entregó para que lo crucificaran. Los soldados se lo llevaron al interior del palacio –al pretorio– y reunieron a toda la compañía. Lo vistieron de púrpura, le pusieron una corona de espinas, que habían trenzado, y comenzaron a hacerle el saludo:
S. «¡Salve, rey de los judíos!»
C. Le golpearon la cabeza con una caña, le escupieron; y, doblando las rodillas, se postraban ante él. Terminada la burla, le quitaron la púrpura y le pusieron su ropa. Y lo sacaron para crucificarlo. Y a uno que pasaba, de vuelta del campo, a Simón de Cirene, el padre de Alejandro y de Rufo, lo forzaron a llevar la cruz. Y llevaron a Jesús al Gólgota (que quiere decir lugar de «la Calavera»), y le ofrecieron vino con mirra; pero él no lo aceptó. Lo crucificaron y se repartieron sus ropas, echándolas a suerte, para ver lo que se llevaba cada uno. Era media mañana cuando lo crucificaron. En el letrero de la acusación estaba escrito: «El rey de los judíos.» Crucificaron con él a dos bandidos, uno a su derecha y otro a su izquierda. Así se cumplió la Escritura que dice: «Lo consideraron como un malhechor.» Los que pasaban lo injuriaban, meneando la cabeza y diciendo:
S. «¡Anda!, tú que destruías el templo y lo reconstruías en tres días, sálvate a ti mismo bajando de la cruz.»
C. Los sumos sacerdotes con los escribas se burlaban también de él, diciendo:
S. «A otros ha salvado, y a sí mismo no se puede salvar. Que el Mesías, el rey de Israel, baje ahora de la cruz, para que lo veamos y creamos.»
C. También los que estaban crucificados con él lo insultaban. Al llegar el mediodía, toda la región quedó en tinieblas hasta la media tarde. Y, a la media tarde, jesús clamó con voz potente:
+ «Eloí, Eloí, lamá sabaktaní.»
C. Que significa:
+ «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?»
C. Algunos de los presentes, al oírlo, decían:
S. «Mira, está llamando a Elías.»
C. Y uno echó a correr y, empapando una esponja en vinagre, la sujetó a una caña, y le daba de beber, diciendo:
S. «Dejad, a ver si viene Elías a bajarlo.»
C. Y Jesús, dando un fuerte grito, expiró. El velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo. El centurión, que estaba enfrente, al ver cómo había expirado, dijo:
S. «Realmente este hombre era Hijo de Dios.» Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesús.

COMENTARIO

La homilía es este día tiene que ser corta, lo central son las lecturas. Estamos en el pórtico de la Semana Santa, el Domingo de Ramos puede desconcertarnos un poco, es una entrada triunfal que en unos días se convertirá en calvario. Pero los textos nos centran en lo que vamos a celebrar en esta semana. Es tiempo de escuchar y mirar, de contemplar, de oír a Jesús, de acoger sus palabras, recordar sus gestos. No tengamos prisa, leamos despacio la Palabra.

El Himno de los Filipenses resume bien lo que es la vida cristiana y lo que  viviremos estos días. Proclamarlo otra vez podría ser la mejor homilía. Resaltando algunos verbos: “despojó”, “rebajó”, “levantó”, “concedió”… a parte de palabras técnicas (Kénosis, por ejemplo), lo de Cristo es bajar: “no hizo alarde de su categoría de Dios; al contrario, se despojo de su rango y tomó la condición de esclavo, pasando por uno de tantos”. Como nos dice Isaías en la primera lectura: “Ofrecí la espalda a los que me golpeaban, la mejilla a los que mesaban mi barba. No oculté el rostro a insultos y salivazos. Por eso ofrecí el rostro como pedernal”. Y es que, parece un tiempo de recordar la solidaridad de Cristo con todos los crucificados, con los que están abajo. ¿Podemos adorar a Cristo crucificado sin tener en cuenta a los crucificados de hoy?

“Y así, actuando como un hombre cualquiera, se rebajo hasta someterse incluso a la muerte, y una muerte de cruz”. Cada palabra tiene su profundidad. Es verdad que son días de representaciones populares enraizadas en las tradiciones de nuestros pueblos y que en la mayoría de los casos pueden ser unas buenas catequesis. Son las procesiones que pasan ante nuestros ojos, pero “la procesión debe de pasar por dentro”; la procesión de los últimos, aquellas en las que los seres humanos sufren en la vida diaria, en su carne. Debemos servir y lavar los pies a las víctimas, ser Verónicas, Cirineos, y bajar de la cruz a los crucificados, colaborando con el Dios de la vida en la resurrección de los necesitados. Jesús no murió en una cama, su muerte en cruz, algo nos dice sobre la manera que tenemos los cristianos de mirar la historia y a las personas.

“Por eso Dios lo levantó sobre todo y le concedió el –Nombre –sobre-todo-nombre-, de modo que al nombre de Jesús toda rodilla se doble –en el cielo, en la tierra, en el abismo-, y toda lengua proclame: ¡Jesucristo es Señor!, para gloria de Dios Padre”. Son también días se celebraciones litúrgicas y de participar activamente en ellas con toda tu comunidad, ya sé, que la tentación de las vacaciones, la playa, los viajes, el pueblo, están muy presentes. Pero habrá que celebrar la Última Cena el jueves para escuchar su testamento, la invitación a amarnos como el nos ama, el lavatorio y la palabra: “amigos”. Guardar silencio el viernes con los despojos del que muere en la cruz, desnudo y abandonado. Alegrarnos en la mañana de Pascua con la resurrección y proclamar la gloria de Dios Padre. Qué toda rodilla se doble, este es el camino cristiano y el de la Iglesia: vaciamiento, despojo, entrega, bajar, de aquí nace la única glorificación, la exaltación, la subida.

Poco más. El relato de la Pasión de este domingo, según San Marcos, termina con el testimonio de un centurión romano: “Realmente este hombre era Hijo de Dios”. Esto es lo que proclamamos que: “Jesús es Señor”, y terminamos la semana como empezamos el Domingo de Ramos, dando ¡Vivas!; pero después de haber pasado todo esto por el corazón. Amor, servicio, entrega, muerte y resurrección son el camino, la verdad y la vida que nos propone Jesús, y nuestros pasos necesarios en este tiempo. Estamos en la parrilla de salida, preparémonos para la semana que llamamos Santa, por ser central en nuestra vida cristiana. Pocos sermones y mucha contemplación y escucha de la Palabra, la liturgia es suficientemente rica.

Se dice Credo

Oración universal
Imploremos, hermanos, a Jesús, el Sumo Sacerdote de la fe que profesamos, que en la cruz presentó, con lágrimas en los ojos, oraciones y súplicas al Padre, y oremos también nosotros por todos los hombres: (R/, Escúchanos, Señor.)
1. Para que el Señor, que en la cruz excusó a los ignorantes y pidió perdón por ellos, tenga piedad de los fieles que han caído en el pecado, les dé valor para recurrir al sacramento de la penitencia y les conceda el gozo del perdón y de la paz, roguemos al Señor.
2. Para que la sangre de Jesús, que habla más favorablemente que la de Abel, reconcilie con Dios a los que aún están lejos a causa de la ignorancia, la indiferencia, la maldad o las propias pasiones, roguemos al Señor.
3. Para que el Señor, que en la cruz experimentó la amargura de sentirse triste y abandonado, se apiade de los enfermos, los afligidos y los oprimidos y les envíe a su ángel para que los conforte, roguemos al Señor.
4. Para que el Señor, que recibió en su reino al ladrón arrepentido, se apiade de nosotros nos dé sentimientos de contrición y nos admita, después de la muerte, en su paraíso, roguemos al Señor.
Dios todopoderoso y eterno, que enviaste a tu Hijo al mundo, para que, con su pasión, destruyera el pecado y la muerte y, con su resurrección, nos devolviera la vida y la felicidad, escucha las oraciones de tu pueblo y haz que podamos gozar de los frutos de la cruz gloriosa de Jesucristo. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Que la pasión de tu Unigénito, Señor, nos atraiga tu perdón, y aunque no lo merecemos por nuestras obras, por la mediación de este sacrificio único, lo recibamos de tu misericordia. Por Jesucristo, nuestro Señor.

PREFACIO: La Pasión del Señor, p. 497.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Mt 26,42
Padre mío, si no es posible evitar que yo beba este cáliz, hágase tu voluntad.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN
Tú que nos has alimentado con esta Eucaristía, y por medio de la muerte de tu Hijo nos das la esperanza de alcanzar lo que la fe nos promete, concédenos, Señor, llegar, por medio de su resurrección, a la meta de nuestras esperanzas.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO
Dios y Padre nuestro, mira con bondad a esta familia tuya, por la cual nuestro Señor Jesucristo no dudó en entregarse a sus verdugos y padecer el tormento de la cruz. 
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Abra por favor la siguiente pagina WEB



Su petición será publicada en nuestras páginas WEBS

P.D. No olvide que hay hermanos que también necesitan oraciones, cuando sea menester con sus oraciones.